El número de personas que presentaron nuevas solicitudes de beneficios por desempleo se incrementó inesperadamente la semana pasada, hasta situarse en 898.000 frente a las 845.000 peticiones registradas en la semana anterior y las 825.000 esperadas. Esto alimenta los temores de que la pandemia del Covid-19 esté causando daños duraderos al mercado laboral.

El informe de solicitudes semanales del Departamento del Trabajo, el dato más oportuno sobre la salud de la economía, también mostró que al menos 25 millones de personas se encontraban con ayudas por desempleo a finales de septiembre.

Lo anterior reforzó las opiniones de que la recuperación económica desde la recesión se desacelera y necesita de manera urgente otro paquete de rescate del gobierno para las empresas y los desempleados.

La debilidad del mercado laboral y el consecuente daño económico son grandes obstáculos para las opciones del presidente Donald Trump de ganar un segundo mandato en las elecciones del 3 de noviembre. El candidato demócrata, Joe Biden, ha culpado a la gestión del gobierno durante la pandemia del coronavirus por la peor crisis de la economía en al menos 73 años.

Las solicitudes iniciales beneficios estatales por desempleo aumentaron en 53.000 a un ritmo desestacionalizado de 898.000 en la semana terminada el 10 de octubre. El dato de la semana previa fue revisado para mostrar 5.000 aplicaciones más que las previamente informadas.

Economistas consultados por Reuters habían estimado 825.000 solicitudes en la última semana.

Sin ajuste por estacionalidad, los pedidos de ayuda aumentaron en 76.670 a 885.885 la semana pasada. Los economistas prefieren la cifra desestacionalizada debido a las dificultades previas para ajustar el dato en medio de las fluctuaciones estacionales debido al golpe económico causado por la crisis del coronavirus.

Con siete meses ya de pandemia en Estados Unidos, las solicitudes iniciales se mantienen muy por encima del máximo de 665.000 visto durante la recesión de 2007-09, aunque están por debajo del récord de 6,867 millones de marzo. Alrededor de 3,8 millones de personas perdieron de forma permanente su empleo en septiembre, con otros 2,4 millones de desempleados por más de seis meses.

Otros programas

El informe también mostró que el número de desempleados que reciben beneficios tras la semana inicial bajó en 1,165 millones a 10,018 millones en la semana al 3 de octubre. Pero los economistas creen que las denominadas solicitudes continuas caen a medida que las personas ya no pueden optar a los beneficios, que en la mayoría de los estados se limitan a seis meses.

Desde entonces disminuyeron gradualmente pero desde la última semana de agosto se han mantenido por encima de las 845.000 solicitudes, lo que señala un ritmo persistente de despidos.

Más de 373.000 personas solicitaron la semana pasada el subsidio de Asistencia por Desempleo en la Pandemia, un programa que beneficia a los trabajadores que no calificaron en las solicitudes iniciales.