El presidente chino, Xi Jinping, realiza hoy su primera visita a Corea del Norte de dos días, marcada por la posibilidad de que su cumbre con su par, Kim Jong-un, ayude a reactivar el diálogo sobre desnuclearización.

Hasta el momento no hay información sobre la agenda exacta que abordarán, pero se espera que Kim reciba a Xi con una ceremonia que debería incluir una guardia de honor.

A continuación, sería trasladado al lugar donde se hospedará durante el viaje, Baekhwawon, la residencia para invitados de alto rango estatal.

Por otra parte, se desconoce si la umbre entre Kim y Xi se realizará hoy o mañana, consignó la agencia de noticias EFE.

No obstante, se sabe que Xi visitará la Torre de la Amistad Sino-Coreana, monumento situado muy cerca de la embajada china en Pyonyang. Además, podría asistir a uno de los espectáculos de Gimnasia Masiva en el Estadio 1 de Mayo situado en la isla fluvial de Rungna.

Esta es la primera visita a Corea del Norte de Xi desde que accedió a la presidencia en 2013. Su visita podría dar impulso al estancado diálogo sobre desnuclearización de la península coreana tras la fallida cumbre de Hanoi.

En un artículo de opinión publicado ayer en el principal diario norcoreano, el mandatario chino afirmó que su viaje contribuirá a "lograr avances" en este sentido y consideró "razonable" la postura de Pyonyang en cuanto a desarme.

En Hanoi, capital vietnamita, Pyonyang abogó por una desnuclearización gradual acompañada del progresivo levantamiento de sanciones, mientras que Washington dijo que no relajaría sus sanciones mientras el régimen no elimine su programa nuclear, de misiles y de armas químicas y biológicas.