Con motivo del Día Internacional de la Mujer, la Confederación Sindical internacional (CSI), de la que participan 332 gremios de todo el mundo, entre ellos la CGT y las CTA de la Argentina, en alianza con organizaciones defensoras de los derechos de la mujer, grupos feministas, movimientos pro-derechos humanos y por la justicia social, hicieron un llamado a concretar un Nuevo Contrato Social para recobrar la confianza y reconstruir la democracia tras la pandemia de coronavirus, basado en los siguientes ítems:

 * Derechos: garantizar a las mujeres derechos laborales y protecciones, incluyendo el derecho a vivir y trabajar libres de violencia y acoso;

* Empleo: invertir en cuidados para crear millones de puestos de trabajo tan necesarios, con pocas o cero emisiones de carbono, ayudando a reducir las desigualdades e injusticias de género y a mejorar la disponibilidad y la calidad de los servicios para todos y todas;

* Protección Social: garantizar una protección social con perspectiva de género para todos los trabajadores y trabajadoras, incluso en la economía informal, y el establecimiento de un Fondo Mundial para la Protección Social;

 * Igualdad: garantizar una participación justa e igualitaria de las mujeres y otros grupos en busca de equidad en la vida económica, social, política y cultural; y también

* Inclusión: desmantelar los sistemas interconectados de opresión que excluyen a las personas en base a su género, raza, clase, nacionalidad, ciudadanía, discapacidad, edad, orientación sexual o identidad de género.

Según resaltó la organización liderada por la dirigente gremial Sharan Burroughs, "un año después, la pandemia ha puesto claramente de manifiesto que el trabajo realizado por las mujeres –tanto remunerado como no remunerado– resulta crucial para que nuestras sociedades y economías sigan funcionando, incluso en circunstancias excepcionales. En tanto que líderes y trabajadoras esenciales en servicios de salud y cuidados, limpieza, alimentación, y como cuidadoras no remuneradas en su propio hogar, las mujeres han tenido un lugar protagónico en esta crisis".