Pocos días antes de las elecciones en el país, Burundi expulsó al jefe de la OMS en el país y a otros tres expertos. El Ministerio de Relaciones Exteriores, en una carta dirigida a la sede de la OMS en África, dijo que el representante de la agencia de la ONU en Burundi y sus tres colegas "son declarados persona non grata y, como tal, deben abandonar el territorio de Burundi" antes del viernes.

En el contexto de la pandemia del coronavirus, el país afircano registró 27 infectados y un muerto. "No tengas miedo. Dios ama a Burundi y si hay personas que han dado positivo, es para que Dios pueda manifestar su poder en Burundi ", dijo el general Evariste Ndayishimiye, el candidato presidencial para el partido gobernante CNDD-FDD.

En los últimos días se han visto manifestaciones políticas multitudinarias, las cuales fueron prohibidas en muchos países del continente. Los políticos en Burundi llamaron a sus ciudadanos a continuar con su vida cotidiana sin temor. La tasa de infección, aparentemente baja, es gracias a una supuesta protección divina.

Mientras tanto, quienes estaban en el país para ayudar con el manejo de la pandemia fueron expulsados mediante una carta, sin razón alguna. Según aseguran al diario inglés The Guardian, hace un mes el gobierno de Burundi ya había intentado la expulsión de aquellos funcionarios.

"Han excluido totalmente a la OMS, acusándolo de interferencia inaceptable en su manejo del coronavirus", dijo un funcionario de Burundi, que habló bajo condición de anonimato. La medida fue calificada como "desafortunada" por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de África.

"Tenemos una gran necesidad de experiencia técnica como continente, que tiene un sistema de salud muy débil e infraestructura frágil, donde no podemos darnos el lujo de echar a la OMS", dijo su director, John Nkengasong.

"A última hora de la tarde de ayer me avisaron mediante una nota verbal sobre esta decisión del gobierno de Burundi, que pidió a nuestro representante de la OMS y otras tres personas, una de las cuales es consultora ... que abandonen el país de inmediato", dijo el director de la OMS para África, Dr Matshidiso Moeti.

“Estamos en comunicación con el gobierno de Burundi para aclarar y comprender el razonamiento detrás de esta decisión que han tomado. Mientras tanto, estamos trabajando para organizar la partida de nuestro personal", agregó.

Las elecciones de este 20 de mayo, para elegir un nuevo presidente, parlamentarios y funcionarios locales; vienen envueltas en polémica. Existe una comisión de investigación de la ONU sobre Burundi, encargada por el Consejo de Derechos Humanos para investigar presuntas violaciones y abusos en el país desde 2015. El organismo aseguró en un comunicado que "lamentaba profundamente" la decisión.

Los medios de comunicación fueron tomados por el gobierno a partir de 2015, y la única unformación oficial es a través de su portal de prensa oficial. Por lo tanto, se teme que la tasa verdadera de infección este oculta.

Un funcionario del ministerio de salud, que habló bajo condición de anonimato, dijo que siete pacientes habían ido al hospital en una institución con síntomas como dificultad respiratoria y que no habían sido examinados y que "se les dedicó un ala completa en el hospital militar". Otros seis muertos con síntomas muy parecidos a los del coronavirus fueron informados de manera anónima.

Seis empleados de la Salud pública, encargados de hacer testeos, contrajeron el virus y, desde ese momento "toda actividad está paralizada, no se puede realizar ninguna prueba, es una catástrofe", confirmó un empleado del instituto.

Grupos de derechos humanos dicen que el gobierno sigue adelante con la votación sin importar el costo, y acusa al partido gobernante y su ala juvenil de aplastar la disidencia y amenazar a quienes toman sus propias medidas contra el coronavirus.