Miles de manifestantes salieron ayer a las calles de las principales ciudades de Perú, en rechazo al indulto otorgado por el presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski al exmandatario Alberto Fujimori.

Según el diario peruano El Comercio, miles de personas se concentraron en la plaza San Martín y trataron de llegar hasta el Palacio de Gobierno, pero la Policía Nacional se los impidió colocando rejas y cerrando el paso a la fuerza con bombas lacrimógenas.

Ttras las protestas Fujimori pidió "perdón, por haber defraudado" a una parte de sus compatriotas durante su Gobierno (1990-2000) y agradeció el indulto humanitario.

La marcha más numerosa, con unas 6.000 personas, se celebró en Lima y terminó con al menos un detenido por la Policía, cuyos agentes intentaron dispersar la movilización con gases lacrimógenos a pesar de que se realizaba de manera pacífica.

Los manifestantes reclamaron anular el indulto al considerar que favorece la impunidad, pues Fujimori fue condenado en 2009 como autor mediato (con dominio del hecho) del asesinato de 25 personas en las matanzas de Barrios Altos (1991) y La Cantuta (1992), perpetradas a cargo del grupo militar encubierto Colina, además de por los secuestros de un periodista y un empresario en 1992.

Kuczynski firmó el indulto solo tres días después de salvar su cargo en la votación del Congreso gracias a la abstención de diez fujimoristas liderados por Kenji Fujimori, hijo menor del exmandatario, que anteriormente había pedido de manera abierta al presidente indultar a su padre.

El indulto está sustentado por razones humanitarias, al considerarse que Fujimori, de 79 años, padece una enfermedad no terminal grave, degenerativa, progresiva e incurable, cuyas condiciones se agudizan en prisión.

Las manifestaciones contra el indulto también se produjeron en otras ciudades importantes de Perú como Arequipa, Ayacucho, Puno, Tacna y la norteña Trujillo, entre otras.