El gobierno catalán de Carles Puigdemont afirmó que su compromiso con la independencia de Cataluña es "irrenunciable", y adelantó que no se moverá de su oferta de diálogo en su respuesta al ultimátum del presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, que dio plazo hasta mañana a los secesionistas para dar marcha atrás con sus planes.

“El Estado tiene la oportunidad de sentarse a dialogar”, subrayó el vocero Turull

"¿Quieren sentarse? ¿Quieren que hablemos?, esa será nuestra respuesta, no diremos nada diferente a lo que dijimos el lunes", aseguró en conferencia de prensa Jordi Turull, vocero del Ejecutivo regional de Cataluña.

Turull remarcó que el presidente Puigdemont puso sobre la mesa una oferta "sincera de diálogo", y pidió el fin de las medidas represivas, pero constató que el Ejecutivo español no sólo "cierra la puerta al diálogo, sino que va en sentido contrario", tal como para él quedó demostrado con el encarcelamiento de los líderes de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), Jordi Sánchez, y de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, ordenado por la Audiencia Nacional.

"Estamos asistiendo y viviendo un nuevo episodio de vergüenza democrática. Dos personas fueron encarceladas por un tribunal incompetente por un delito inexistente", dijo el dirigente secesionista, quien destacó que Sánchez y Cuixart son "presos políticos" en pleno siglo XXI.

Este jueves a las 10 vence el plazo que tiene el gobierno catalán para responder al requerimiento de Rajoy sobre si se alguna autoridad declaró la independencia y, de ser así, para que revoquen la decisión para evitar una intervención en el autogobierno de Cataluña al amparo del artículo 155 de la Constitución, que podría derivar en la toma de control de áreas estratégicas.

De cara a este escenario, Turull insistió en que el gobierno catalán no se moverá de su posición de diálogo y, a partir de lo que resuelva el Estado español, "se tomarán decisiones".

"No estaremos contemplativos viendo cómo ocupan las instituciones catalanas. El jueves valoraremos si el Estado ataca, mantiene la represión y acabaremos de decidir", dijo el vocero, refiriéndose a los siguientes pasos que se tomarán desde el gobierno secesionista.

El partido Candidatura de Unidad Popular (CUP), socio vital del gobierno catalán, que se encuentra en minoría, exige que el parlamento catalán proclame ya la independencia para poder afrontar la aplicación del artículo 155, cuyo despliegue sigue siendo incierto, desde una posición de mayor fortaleza.

No obstante, Turull reiteró que Puigdemont ofreció en su carta a Rajoy abrir un proceso de diálogo de dos meses y que esa decisión sigue vigente, al menos hasta el jueves.

"Hasta ahora todo fue menosprecio, pero el Estado tiene la oportunidad de sentarse a dialogar", subrayó.

Ley del referendo es inconstitucional

El Tribunal Constitucional español resolvió por unanimidad declarar nula e inconstitucional la ley del referendo aprobada por el Parlamento de Cataluña, en base a la cual se realizó la consulta soberanista celebrada el 1º de octubre pasado en la región. El tribunal consideró que la ley invade competencias estatales y “vulnera, entre otros principios constitucionales, la supremacía de la Constitución, la soberanía nacional y la indisoluble unidad de la Nación española”, detalló en un comunicado, citado por la agencia de noticias DPA.

El parlamento en Barcelona aprobó la ley el 6 de septiembre en una turbulenta sesión mientras los diputados opositores al gobierno independentista abandonaban la cámara en señal de protesta por el trámite, marcado por “muy graves quiebras del procedimiento legislativo”, según el Tribunal.

  • Masiva marcha por la libertad de dos dirigentes secesionistas detenidos sin fianza

Decenas de miles de personas se concentraron con velas y carteles en Barcelona para exigir la libertad de dos activistas catalanes encarcelados ayer por sedición en relación con el referéndum independentista, poco después de que la máxima corte de España fallara que la consulta fue inconstitucional.

Decenas de miles de Personas, 200.000 según la policía de Barcelona, volvieron a salir a las calles de la ciudad al caer la noche, acusando al gobierno central de represivo.

Con velas y carteles en sus manos, los manifestantes de desplegaron a lo largo de la céntrica Avenida de la Diagonal de Barcelona para pedir la libertad de los líderes del movimiento independentista catalán Jordi Sánchez y Jordi Cuixart.

Ambos activistas fueron enviados anteayer a prisión por decisión de una jueza de la Audiencia Nacional de España, que los investiga por sedición en relación con el referéndum. “¡Jordis a casa!”, “¡Libertad!, ¡Libertad!” e “¡Inde- inde-independencia!” fueron algunas de las consignas que proclamaron los manifestantes, que respondieron masivamente a la convocatoria de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) y Ómnium Cultural, las entidades que presiden Sánchez y Cuixart respectivamente.

Luego de copar el tramo de la avenida entre Paseo de Gracia y la Plaza Frances Macià, los manifestantes fueron encendiendo poco a poco sus velas, algunas traídas de casa y otras repartidas por los organizadores, que siguen haciendo colectas para financiar los gastos judiciales de los dirigentes que se vieron afectos por el proceso independentista, entre ellos el ex presidente catalán Artur Mas.

El presidente catalán, Carles Puigdemont, junto con la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, encabezaron la concentración en la céntrica plaza Sant Jaume de la ciudad, donde se desplegó una pancarta con el lema “En Defensa de los derechos y libertades” y se escucharon gritos como “¡Presos políticos, libertad!”.