El presidente ruso, Vladimir Putin, anunció ayer que aprobó nuevas armas nucleares, entre ellas un misil de crucero ‘hipersónico’ y un dron submarino de propulsión nuclear que hacen ‘inútil’ el escudo antimisiles de Estados Unidos, al hablar ante el Parlamento, a 18 días de las elecciones en las que buscará su casi segura reelección.

En tono electoral, Putin planteó ante los parlamentarios y funcionarios de primera línea los desafíos políticos y económicos que avizora para su país en los próximos años, en un discurso en el que pareció exponer una suerte de plataforma para su próximo mandato, que sería el cuarto como presidente desde que llegó al poder, en 2000.

El presidente ruso abogó por ‘un país abierto al mundo’ que supere el ‘retraso tecnológico’ para consolidar su ‘soberanía’, y llamó a ‘reducir como mínimo a la mitad el nivel de pobreza’ a partir de ‘una economía con tasas de crecimiento que superen el nivel global’.

Pero el pasaje más impactante de su discurso fue el anuncio de que Moscú probó nuevas armas nucleares que pueden eludir el escudo antimisiles de Estados Unidos.

‘Nadie en el mundo tiene algo igual, por ahora. ¡Es algo fantástico!’, afirmó Putin mientras una pantalla gigante proyectaba videos con infografías que explicaban la trayectoria del misil sobrevolando territorio estadounidense e imágenes de ensayos de esos cohetes.

El presidente ruso aseguró que a partir de ahora “el sistema antimisiles estadounidense será inútil y no tendrá ningún sentido’”.

“No les he mostrado hoy todas las armas que tenemos. Por hoy, es suficiente. Confío en que todo lo dicho en mi mensaje sirva para calmar a cualquier agresor potencial’” se jactó y lanzó un advertencia: “Creo que es mi deber decir esto: cualquier uso de armas nucleares de cualquier rendimiento, pequeño, mediano o lo que sea, contra Rusia o sus aliados será considerado como un ataque nuclear contra nuestro país’.