El primer ministro ruso, Dmitri Medvedev, renunció al gobierno después de que el presidente, Vladimir Putin, anunciara cambios constitucionales en su tradicional discurso anual del estado de la nación. En su reemplazo, el mandatario propuso al jefe del Servicio Federal de Impuestos, Mikhail Mishustin, informó el Kremlin.

"Vladimir Putin sostuvo una reunión de trabajo con el jefe del Servicio Federal de Impuestos, Mikhail Mishustin, durante la cual lo invitó a asumir el cargo de primer ministro", dijo el Kremlin en un comunicado. "Con el consentimiento, presentó la candidatura de M. Mishustin para su consideración por parte de la Duma Estatal", añadió.

En una reunión con el Gabinete de ministros, Putin agradeció al gobierno de Medvedev por su trabajo y por los resultados logrados.

"No se hizo todo, pero eso nunca es posible", admitió Putin y agregó que se reunirá pronto con todos los ministros del Gabinete de Medveded, según la agencia rusa Tass.

Medvedev, por su parte, explicó que cree que lo correcto es que renuncie para que la propuesta presidencial de enmendar la constitución para darle un rol mayor al parlamento en la toma de decisiones, pueda ser llevada a cabo.

"Después de que se adopten esas enmiendas habrá cambios significativos no solo en una variedad de artículos constitucionales, sino también en el equilibrio de poder", señaló el primer ministro, que seguirá en funciones hasta que se forme un nuevo gabinete.