El presidente de Rusia, Vladimir Putin, afirmó en Moscú que espera que la sociedad rusa se reconcilie con la historia soviética ahora que se celebra el centenario de la Revolución de Octubre de 1917.

“Espero que se considere esta fecha como un punto final a los dramáticos acontecimientos que dividieron nuestro país y al pueblo”, declaró en una reunión del Consejo de Derechos Humanos.

Ayer se inauguró un “Muro de la Tristeza” dedicado a las víctimas de la persecución política bajo el dictador soviético Joseph Stalin.

“La inauguración del monumento es oportuna, ahora que se cumple el centenario de la revolución”, añadió Putin al remarcar que el “Muro de la Tristeza” debe ser una señal de reconciliación.

“Es un símbolo de aceptación de la historia de nuestra nación, tal y como es, con sus grandes victorias y también con sus partes trágicas”, subrayó.