El presidente de Rusia, Vladímir Putin, anunció en un discurso a la nación que aumentará a partir del 1 de enero de 2021 el impuesto sobre la renta personal del 13 % al 15 %, para aquella personas cuyos ingresos superen los 5 millones de rublos al año (USD72.850), como parte de las medidas para afrontar la post-pandemia del coronavirus.

Solo los ingresos que excedan de esa cantidad serán gravados a una tasa más alta, precisó el mandatario, que cree que la medida proporcionará al presupuesto nacional unos 60.000 millones de rublos adicionales (USD874,2 millones).

El presidente busca destinar esos ingresos fiscales extra al tratamiento de niños con enfermedades raras graves y sufragar la compra de medicamentos caros, equipos y medios de rehabilitación.

En su discurso sobre la pandemia del covid-19, Putin afirmó que el país fue capaz de responder "a un desafío de una dificultad colosal", al tiempo que destacó que Rusia es uno de los pocos Estados del mundo "que ha podido organizar su propia producción de medicación efectiva para el tratamiento contra el coronavirus".

Subrayó el mandatario que el cierre de empresas y la suspensión de la actividad laboral entre abril y finales de mayo provocó un caída del Producto Interno Bruto de 12% y, pese a la contracción de los precios petroleros, se evitó la devaluación en picada del rublo.

Y declaró que Rusia tiene todas las capacidades para que su economía se recupere en breve tras la crisis del coronavirus."Tenemos los recursos, las capacidades para restaurar rápidamente la economía nacional, para volver a la trayectoria de crecimiento", dijo Putin.

Subrayó que la estabilidad del rublo en los últimos meses no se garantizó artificialmente, sino "debido a la fortaleza de las bases fundamentales de la economía rusa".

Según el presidente, las medidas de apoyo a los ciudadanos de la Federación de Rusia durante la pandemia del coronavirus no tienen precedentes, lo que ha sido posible "gracias a las reservas acumuladas y los indicadores macroeconómicos estables".