El presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, ya eligió a la futura secretaria del Tesoro, en una decisión que rompe con varias estructuras: Janet Yellen será la primera mujer en ocupar el principal cargo de política económica en la potencia norteamericana.

Yellen fue presidenta de la Reserva Federal de los Estados Unidos ( FED) durante los últimos años de la presidencia de Barack Obama, donde también fue la primera mujer en ese puesto. En su gestión, estiró la política de tasas de interés bajas en una política monetaria "suave" para lograr una etapa más extensa de prosperidad económica y mejoras sociales, menos desempleo y mayor crecimiento. También es defensora de los planes de estímulo para reactivar la economía.

La brecha de género no es la única que se rompe con la elección de una secretaria mujer: al encomendar esta tarea a Yellen, Biden también termina con la tradición de casi todos los últimos presidentes estadounidenses de poner a un ejecutivo de Wall Street al frente del Tesoro.

Yellen ocupará un cargo que resulta clave para Argentina, ya que el presidente Alberto Fernández deberá acudir a ella para recibir el respaldo necesario para cerrar el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional.

De hecho, la noticia fue bien recibida por el Gobierno en el marco de las negociaciones con la misión del FMI que se encuentra en la Argentina: "Esperamos trabajar de forma cooperativa por una economía global más estable e inclusiva", celebró el ministro de Economía, Martín Guzmán.

Yellen fue presidenta de la Reserva Federal de los Estados Unidos ( FED) durante los últimos años de la presidencia de Barack Obama

Un dato no menor es que el mentor del ministro, Joseph Stiglitz, compartió su premio Nobel de Economía con George Akerlof, el marido de Yellen, por lo que los vínculos pueden llegar a ser importantes para recibir ese buscado respaldo para la reestructuración de la deuda.

La futura secretaria del Tesoro será la encargada de solucionar la crisis en la que Estados Unidos quedó sumido ante la pandemia de coronavirus, bajo la promesa de Biden y de la futura vicepresidenta Kamaña Harris de "reconstruir mejor" el tejido económico y social, aunque ya se inició un camino de recuperación.

Yellen encabezó la FED entre 2014 y 2018, pero fue apartada de su cargo por el actual presidente norteamericano, Donald Trump, descontento con su política de tasas de interés, convirtiéndola en una de las pocas personas que no permanece en ese cargo por un segundo mandato.

De hecho, al principio del mandato de Trump, no dudó en advertir acerca de los riesgos que tendrían sobre el déficit fiscal recortes de impuestos como los que proponía el presidente republicano.

"La política fiscal tiene un papel muy importante que desempeñar ahora", aseguró Yellen en noviembre cuando, también, pidió un impuesto a las emisiones de carbono para combatir el cambio climático. "Necesitamos políticas públicas orientadas a hacer una gran diferencia en el cambio climático", dijo recientemente, según citó la Agencia AFP.

La semana pasada, Biden había anticipado que su elección para el Tesoro sería alguien con apoyo demócrata. "Hemos tomado la decisión. Y verán que es alguien que creo que será aceptado por todos los elementos del Partido Demócrata... progresistas a las coaliciones moderadas", había adelantado.

Graduada de la Universidad de Yale, Yellen pasó un tercio de su carrera en la FED, primero como investigadora económica y luego en roles más altos, además de desempeñarse como asesora económica del expresidente Bill Clinton entre 1997 y 1999.

En 2010 fue adjunta del expresidente de la FED, Ben Bernanke, y supervisó el gran plan de apoyo monetario para ayudar a la economía estadounidense a salir de la crisis financiera mundial de 2008.

En 2014, tras suceder a Bernanke en su puesto, la revista Forbes la calificó como la segunda mujer más poderosa del mundo, detrás de la canciller alemana Angela Merkel.