El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, anunció ayer que acudirá a una sesión parlamentaria dedicada exclusivamente al sensible reclamo de los jubilados españoles respecto a una subida de las pensiones, en medio de una creciente presión social y política.

El líder conservador, consciente de que se trata de un tema de gran calado electoral, intenta controlar la situación con esta iniciativa, a pesar de que la oposición había acordado ya forzar su comparecencia en el Congreso de los Diputados para hablar de la revalorización de las pensiones. Tras cinco años consecutivos de subidas del 0,25%, la semana pasada los jubilados y los sindicatos se lanzaron por primera vez masivamente a las calles en las principales ciudades de España para reclamar que sus pensiones se ajusten con la infl ación. En febrero, el IPC (Índice de Precios al Consumidor) registró una subida interanual del 1,1%, lo que ya cuadruplica la revalorización de las pensiones. Los sindicatos exigen que este año las pensiones suban un 1,6%, el equivalente a la infl ación prevista por el gobierno de Mariano Rajoy