El Tribunal Constitucional español denegó el pedido de excarcelación del líder secesionista Jordi Sánchez, quien fue propuesto como candidato para ser investido presidente del gobierno catalán el próximo lunes.

Esta decisión es independiente de la que tiene que adoptar el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena, sobre la puesta en libertad de Sánchez para asistir a su sesión de investidura.

La resolución señala que la jurisprudencia es contraria a la suspensión de medidas privativas de libertad, aunque afecten el derecho fundamental de libertad personal.