La dexametasona comenzará a ser utilizada desde este miércoles en todos los hospitales de Reino Unido, y ya se encuentra disponible para su exportación. Tras obtener resultados favorables en la aplicación de pacientes con Covid-19, el primer medicamento antiinflamatorio que reduce el riesgo de muerte. 

Financiado por el Gobierno británico, a través del Instituto Nacional de Investigación sobre la Salud (NIHR) y el Instituto de Investigación e Innovación del Reino Unido (UKRI), la droga se agregó a la lista de exportaciones paralelas del gobierno británico, que prohíbe a las empresas comprar medicamentos destinados a pacientes del Reino Unido y venderlos a un precio más alto en otro país.

De esta forma, el tratamiento  que surgió de un ensayo clínico de la Universidad de Oxford, ya demostró tener un "impacto significativo" en la reducción de la mortalidad de los pacientes.

"Se demostró que reduce el riesgo de muerte en los pacientes de Covid-19 que reciben ventilación hasta en un 35% y en los pacientes que reciben oxígeno en un 20%, lo que reduce la tasa total de mortalidad a 28 días en un 17%", destacó el ministro de Salud Matt Hancock.
 
Según adelantó el funcionario, con más de 177.000 pacientes inscritos, se trata del mayor ensayo clínico aleatorio del mundo y seguirá con los ensayos para otros medicamentos, como la azitromicina y el lopinavir-ritonavir.

"A partir de hoy, el tratamiento estándar para el coronavirus incluirá dexametasona, ayudando a salvar miles de vidas mientras lidiamos con este terrible virus. Quiero agradecer a los brillantes científicos de la Universidad de Oxford, a los miles de pacientes que participaron en el estudio, y a mi propio equipo, dirigido por el profesor Jonathan Van-Tam, que ha hecho un trabajo tan brillante dirigiendo este trabajo", repasó Hancock.


 

Contracara con la  hidroxicloroquina

En sentido opuesto, el profesor Jonathan Van-Tam, miembro del equipo de trabajo británico, destacó que los resultados positivos de la dexametasona se suman a los "decepcionantes resultados de la hidroxicloroquina", fármaco que había sido impulsado por la administración de Donald Trump. 

"Aunque es tentador hacer lo contrario, siempre es mejor esperar a las pruebas. En cuanto a los resultados de la dexametasona, es muy alentador porque la señal de reducción de la mortalidad se aplica a muchos de los pacientes admitidos en los hospitales y la droga es comparativamente de bajo precio y está disponible en todo el mundo", resaltó el científico.