El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, podría ser extraditado a Estados Unidos luego de que el ministro del Interior de Reino UnidoSajid Javid, firme y autorice la solicitud del país norteamericano para juzgarlo. Aún así, la decisión final de llevar a cabo el procedimiento está en manos de la Corte Suprema británica.

“Assange tiene donde estar, encarcelado. Hay una petición de extradición de Estados Unidos pendiente de la decisión de los tribunales, pero ayer firmé la orden de extradición y la certifiqué, para que se presente mañana mismo ante la justicia”, confirmó Javid la BBC, respecto a la solicitud que será abordada mañana en los tribunales.

Estados Unidos solicitó la extradición de Assange por los 18 delitos que recaen sobre su cabeza y que podrían significarle una sentencia de 175 años de prisión. Al ciberactivista se lo acusa de conspiración para cometer piratería informática y hasta espionaje, por haber expuesto miles de documentos secretos de la diplomacia y los militares estadounidenses a través de Wikileaks.

"Aún no es seguro de que Assange pueda estar presente en la audiencia, ni siquiera a través de videoconferencia desde la prisión, debido a su mal estado de salud", aseguró el editor jefe de Wikileaks, Kristinn Hrafnsson, según informó Prensa Latina.

El australiano se encuentra en el hospital de la prisión, ya que presenta síntomas de una persona expuesta a un maltrato psicológico prolongado, estrés extremo, ansiedad crónica y trauma psicológico intenso, según alertó el relator especial de Naciones Unidas para la tortura, Nils Merzer.

Además de Estados Unidos, Suecia también quiere extraditar a Assange para juzgarlo sobre un supuesto delito de abuso sexual que pesa en su contra, aunque el país europeo aún no ha podido concretar su solicitud. La semana pasada, un tribunal sueco rechazó el pedido de la fiscalía para emitir una orden de arresto europea contra el ciberactivista.

Assange cumple una pena en el penal Belmarsh, al sudeste de Londres, desde hace 50 semanas por violar la libertad condicional que le habían concedido en 2012 tras pedir asilo político en la embajada de Ecuador en Inglaterra para evitar ser extraditado a Suecia. El 11 de abril, sin embargo, el gobierno ecuatoriano le retiró el asilo político y lo entregó a Scotland Yard.