El Reino Unido invertirá 44.5 millones de libras adicionales (unos 50 millones de euros) para reforzar la seguridad de la frontera con la localidad francesa de Calais y evitar que los inmigrantes y refugiados crucen el canal de la Mancha.

Según una fuente de Downing Street, la residencia de gobierno, el dinero extra se destinará a la construcción de un cerco, se habilitará un circuito cerrado de televisión y habrá tecnología de detección infrarroja en Calais y otros puntos fronterizos.

También se usará para ayudar a reubicar a los inmigrantes de las ciudades portuarias a otras partes de Francia.

El anuncio lo realizó la primera ministra británica, Theresa May, en la Royal Military Academy Sandhurst donde se reunió con el presidente francés, Emmanuel Macron, en su primera visita oficial al Reino Unido. La propuesta podría formar parte de una actualización del tratado de "Le Touquet" firmado en 2003.