La serie de referendos independentistas de las últimas décadas fue complementada con otra serie de consultas populares, por temas de los más diversos, que en algunos casos tuvieron resultados adversos para el gobierno que los impulsó, como la salida del Reino Unido de la Unión Europea y de la paz con las FARC en Colombia.

En junio del 2016, los británicos se pronunciaron a favor de abandonar la UE, un proceso complejo que aún no terminaron, y, en octubre de ese mismo año, los colombianos rechazaron los acuerdos de paz que trabajosamente el gobierno del entonces presidente Juan Manuel Santos había tejido con las FARC para terminar con décadas de conflicto armado interno.

En el caso del Brexit, hace diez días la Cámara de los Comunes de Reino Unido aprobó la ley que sienta las bases para la salida del país de la Unión Europea, lo que facilitará al primer ministro, Boris Johnson, cumplir su promesa para culminar al Brexit en la fecha fijada, el 31 de enero de 2020.

La medida fue aceptada con 358 votos a favor y 234 en contra, gracias a la mayoría absoluta de la que goza el Partido Conservador tras los resultados de las elecciones del 12 de diciembre. La ley prohíbe expresamente la solicitud de una nueva prórroga del Brexit a la Unión Europea.

El Parlamento interrumpirá su actividad con motivo de las fiestas y volverá el 7 de enero. Será entones cuando se complete el proceso de tramitación que dará pie a la ratificación definitiva del acuerdo.