El ministro de Finanzas de Turquía, Lutfi Elvan, renunció en plena crisis de devaluación de la lira, que perdió el mes pasado un 30% de su valor, mientras el presidente del país Recep Tayyip Erdogan, sigue defendiendo una política de tasas de interés bajo.

El hasta ayer viceministro de Finanzas, Nureddin Nebati, prestó juramento como nuevo ministro de Hacienda y Finanzas de Turquía. Nebati tiene un doctorado en ciencias políticas y administración pública de la Universidad Kocaeli con sede en Turquía, y tiene una maestría en ciencias sociales de la Universidad de Estambul.

Los medios turcos señalan que la marcha de Elvan se esperaba desde hace semanas, ya que el ex ministro venía rechazando en privado la estrategia monetaria de Erdogan y su continua intervención en el trabajo del Banco Central.

Pérdidas

La dimisión de Elvan y el nombramiento de Nebati, fueron publicadas pasada la medianoche en el boletín oficial del Estado, con un decreto firmado por el presidente.

El documento señala que el ministro renunciado solicitó ser relevado del cargo y su pedido fue aceptado por Erdogan.

Nebati es el tercer ministro de Finanzas desde noviembre del 2020, cuando dimitió del cargo Berat Albayrak, yerno del presidente turco.

El pasado noviembre fue el peor de la historia de la lira turca, con una pérdida acumulada que roza el 30 por ciento.

Los medios turcos venían especulando hace dos semanas con la dimisión del Elvan por lo que aseguran era su oposición a la estrategia de Erdogan de mantener bajos los tipos de interés, argumentando, en oposición a la opinión de la mayoría de los economistas, que eso ayuda a combatir la inflación, que está en el 20 por ciento.

Intervención

"Hemos abandonado la política de los intereses altos y hemos pasado a una estrategia de crecimiento por inversión, empleo y producción", dijo ayer el mandatario en un discurso ante su partido, el islamista AKP, en el poder desde 2002.

La devaluación de la lira está afectando al poder adquisitivo de los turcos y en los últimos días se han sucedido las manifestaciones y protestas contra el Gobierno, al tiempo que la oposición pide la celebración de elecciones anticipadas.

La moneda turca se disparó ayer un 10% frente al euro y el dólar inmediatamente después de que el Banco Central de Turquía anunciara que está interviniendo en el mercado de divisas mediante ventas para influir en el valor de cambio de la moneda nacional.