Élisabeth Borne, actual ministra de Trabajo, fue nombrada como nueva primera ministra de Francia por el presidente Emmanuel Macron.

La nueva primera ministra, procedente de la órbita socialista, se convierte a sus 61 años en la segunda mujer en ocupar el segundo cargo más importante de Francia y la primera en los últimos 30 años

Borne, que también fue ministra de Ecología durante el anterior mandato de Macron (2017-2022), sustituye al conservador Jean Castex, quien formalizó su dimisión como primer ministro de Francia después de casi dos años en el cargo.

El mandatario francés fue elegido el pasado abril para un segundo mandato de cinco años, pero logró únicamente el 58,5% de los votos frente a la candidata ultraderechista, Marine Le Pen. Una victoria histórica para la extrema derecha que Macron entendió como una llamada de atención y por la que prometió abordar los múltiples desafíos que atraviesan el país, como los precios de la energía.

Experiencia

El presidente francés ya había indicado que pretendía un nuevo rumbo político para el país, con un jefe del Gobierno con un perfil más social y ecologista, e incluso que fuera mujer.

Por ello, la salida del centroderechista Castex, quien ya había adelantado su deseo de no renovar como primer ministro, era un secreto a voces.

El perfil de Borne podría ayudar a contrarrestar el desafío planteado por el veterano de extrema izquierda Jean-Luc Melenchon, que logró un sólido tercer puesto en la primera ronda, lo que le ha dado la oportunidad de reunir una amplia coalición de partidos de izquierda en las próximas elecciones parlamentarias de junio.