Finalmente Malta accedió a recibir en su territorio a los 141 migrantes que fueron rescatados por el Aquarius el pasado viernes 10 de agosto en el Mediterráneo. El gobierno maltés informó que, "tras las conversaciones entre Francia y Malta, varios Estados miembros de la Unión Europea, con el apoyo de la Comisión Europea, acordaron un ejercicio de responsabilidad compartida con respecto a los migrantes rescatados".

Gracias a esta decisión, los 141 inmigrantes serán distribuidos entre Francia, Alemania, Luxemburgo, Portugal y España; adicionalmente, sobre el destino de otros 114 inmigrantes que previamente habían sido rescatados en el mar y llevados a Malta se acordó que 60 de ellos serán acogidos por varios estados miembros de la UE.

Tras acordar la solución al problema humanitario que tuvo en vilo a varias organizaciones de DD.HH., se pronunció el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, quien anunció vía Twitter que acogerá a 60 de los migrantes.

Sánchez agregó que su país ayudó a allanar el camino para este acuerdo gracias a su decisión, el pasado junio, de acoger a 629 africanos subsaharianos que también provenían principalmente del Aquarius y que pasaron nueve días en altamar a la espera de puerto seguro, hasta que fueron recibidos en los muelles de Valencia. Al respecto, el Gobierno de Malta afirmó que el ejecutivo español constituye "un ejemplo concreto de liderazgo y solidaridad europeo.