Un oficial de la policía de Hong Kong disparó su arma al menos en una ocasión ayer, la primera vez que las fuerzas del orden chinas disparan con balas reales en tres meses de protestas en la ex-colonia británica sacudida por manifestaciones pro-democráticas.

La policía también utilizó por primera vez desde el comienzo de las protestas cañones de agua para reprimir a los manifestantes, constató un periodista de la AFP.

Las fuerzas de seguridad habían afirmado hasta ahora que iban a utilizar esa arma represiva sólo en caso de "perturbación a gran escala del orden público".

Centenares de manifestantes volvieron a marchar ayer, después de que el sábado ocurrieran violentos enfrentamientos.