El Ministerio de Salud de Rusia y la Oficina Nacional de Protección al Consumidor (Rospotrebnadzor), anunció este martes que prevén registrar su segunda vacuna contra el coronavirus el 15 de octubre.

Desarrollada por el centro de virología y biotecnología Vector, el compuesto ya cuenta con el aval de la autoridad sanitaria local desde abril, por lo que en la próxima instancia se facilitarán los trámites de registro sobre el "fármaco esencial" para prevenir o resolver una situación de emergencia.

Rusia ya dispone de la vacuna Sputnik V, registrada en agosto, desarrollada íntegramente por el Centro de Epidemiología y Microbiología Gamaleya, y que se encuentra en la tercera fase de ensayos clínicos.

En relación a la nueva opción de cura contra el Covid-19, Rospotrebnadzor anticipó que luego de la inscripción,  "están previstas unas pruebas clínicas con la participación de 5.000 voluntarios de distintos grupos de edad, incluidos mayores de 60 años y personas con enfermedades crónicas".

En la misma línea, el director de Gamaleya, Alexandr Ginzburg, señaló que el país podrá distribuir su vacuna contra la pandemia "en el 70 y 80 % de la población" en un plazo de 9 a 12 meses.

"Las primeras partidas de la vacunas ya llegaron a todas las regiones de Rusia", puntualizó el represente de la firma, e hizo hincapié que en estos momento "la prioridad es aumentar la producción".


"El Centro Gamaleya trabajan en tres turnos, pero no pueden producir ni de cerca los volúmenes necesarios para vacunar a la mayor parte de la población de nuestro país", confesó Ginzburg, para luego explicar que ya se transfieren las tecnologías a "tres o cuatro empresas" en condiciones de producir Sputnik V. 

"Para noviembre de este año calculamos que produciremos 5 o 6 millones de vacunas. Entendemos que ello permitirá en el curso de 9 a 12 meses vacunar a nuestra población y alcanzar un nivel de vacunación del orden del 70 u 80%", vaticinó el director de Gamaleya.