El portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, dijo que Rusia está dispuesta a mediar entre Estados Unidos y Corea del Norte para "calmar las tensiones".

"Se trata de la disposición de Rusia si es necesario y ambas partes lo desean", indicó el portavoz ruso. Y subrayó: "Es imposible mediar entre dos partes solo por voluntad propia, se requiere la voluntad de ambas partes".

De acuerdo con Peskov, Rusia está dispuesta a mediar para "encontrar al fin una vía para calmar las tensiones", ante la retórica bastante agresiva que mantienen entre sí Pyongyang y Washington.

Las palabras del funcionario ruso se producen después de que el Ministerio de Unificación de Corea del Sur consideró probable que el régimen de Corea del Norte acepte en 2018 dialogar con Estados Unidos mientras continúa avanzando para convertirse en un país dotado de armamento nuclear, según la agencia rusa Sputnik.

"Corea del Norte podría seguir desarrollando sus capacidades nucleares y de misiles, mientras busca una salida exterior", aseguró el departamento gubernamental surcoreano, en un análisis de las perspectivas para 2018.

"En busca del reconocimiento de su estatus como país poseedor de poder nuclear de facto, (Corea del Norte) podría considerar la posibilidad de negociar con Estados Unidos", señaló.

El Ministerio de Unificación surcoreano también ha dicho que ve probable que Corea del Norte trate de comprometerse con Corea del Sur para restablecer las relaciones entre ambos países en 2018. En este sentido, ha asegurado que el Ministerio observará con atención el discurso de Año Nuevo del líder norcoreano, Kim Jong Un, para ver si menciona tales posibilidades.

En tanto, el secretario de Estado norteamericano Rex Tillerson abordó el peligro nuclear del régimen de Kim Jong-un con el ministro de Relaciones exteriores ruso Sergei Lavrov.

"Las partes están unidas en la opinión de que el proyecto de misiles nucleares norcoreano viola las demandas del Consejo de Seguridad de la ONU", indicó un comunicado del ministro ruso.

"Se subrayó que es necesario pasar del lenguaje de las sanciones al proceso negociador lo más pronto posible", añadió.