En medio de la segunda ola europea de contagios por coronavirus y de cierres para contener la transmisión, el presidente ruso, Vladimir Putin, y la canciller alemana, Angela Merkel, mantuvieron una comunicación telefónica donde se habló de una "producción conjunta de vacunas", según afirmó el Kremlin.

"Se debatió la cooperación en la lucha contra la pandemia del coronavirus, con especial atención a las posibles perspectivas de la producción conjunta de vacunas", señaló la administración presidencial rusa en un comunicado. No se aclaró si las dosis serían de la vacuna Sputnik V, creada por el Instituto Gamaleya.

Según el Kremlin, las partes acordaron durante una conversación telefónica sostenida este martes "mantener los contactos al respecto a nivel de Ministerio de Sanidad y otras instituciones especializadas de ambos países".

Merkel es criticada en su país por la "lentitud" con la que avanza la vacunación en Alemania y por haber realizado un acuerdo con toda la Unión Europea para la adquisición de dosis y no de manera unilateral. Actualmente el país bávaro dispone de 1.300.000 vacunas y espera tener disponibles 600 mil adicionales a mediados de enero.

Otros temas que se trataron en la comunicación telefónica fueron el conflicto en el este de Ucrania, fundamentalmente en el marco de los acuerdos de Minsk y los alcanzados durante las cumbres del llamado cuarteto de Normandía ( Alemania, Francia, Ucrania y Rusia).

Además, las partes intercambiaron opiniones sobre el caso del opositor ruso Alexéi Navalni, tema que ha agudizado las diferencias entre Berlín y Moscú, ya que mientras Alemania afirma que este fue intoxicado, Rusia niega tener evidencias de que este haya sido envenenado.