Las entidades reguladoras de Salud de EE.UU. sugirieron pausar el uso de la vacuna contra el covid-19 de Johnson & Johnson "por precaución", en tanto se investigan una serie de casos de reacciones adversas tras la inoculación con dicho antígeno. Tras difundirse la noticia, las acciones de la empresa tuvieron una drástica baja en la Bolsa de Nueva York.

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) y los Centros Para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) de EE.UU. anunciaron que están revisando los datos de seis casos notificados de un "raro y grave" tipo de coágulo sanguíneo, padecidos por personas después de recibir la vacuna. "Estos eventos adversos parecen ser extremadamente raros", señalaron.

Hasta la fecha ya se aplicaron más de 6,8 millones de dosis de la vacuna de Johnson & Johnson en Estados Unidos, según información oficial. Tras el anuncio, los canales de distribución federales, incluidos los centros de vacunación masiva, suspenderán temporalmente su uso y se espera que los estados y otros proveedores hagan lo mismo, informó el sitio web RTenespañol.

Investigación

Está previsto que un comité de expertos se reúna mañana para revisar las reacciones adversas y considerar cómo proceder. La FDA también advirtió a los médicos que el tratamiento para este tipo de coágulos de sangre es diferente al tratamiento que se administra normalmente.

Según los informes, seis mujeres de entre 18 y 48 años desarrollaron un trastorno poco común de coagulación de la sangre y una de ellas murió. Por su parte, un vocero de Johnson & Johnson dijo que la compañía está al tanto de estos reportes. "Nuestro seguimiento de cerca de los efectos secundarios ha revelado una pequeña cantidad de eventos muy raros después de la vacunación", señaló, explicando que de momento "no hay una relación causal clara".

El anuncio se produce después de que varios países europeos limitaran el uso de la vacuna contra el coronavirus de la compañía anglo-sueca AstraZeneca debido a preocupaciones sobre posibles reacciones de coagulación de la sangre. Esta misma semana, Australia anunció que no adquirirá el fármaco elaborado por Johnson & Johnson debido a sus similitudes con la de AstraZeneca.