El presidente del gobierno español y líder socialista, Pedro Sánchez, dio por rotas las negociaciones con Unidas Podemos, su socio imprescindible para superar la votación de su investidura, en un movimiento sorpresivo que coloca a España camino hacia unas nuevas elecciones. La fuerza de izquierda liderada por Pablo Iglesias se mostró asombrada y pidió retomar la "vía del diálogo" para evitar el escenario de repetición electoral, en el que no hay garantías de que el país salga del bloqueo político en el que se encuentra.

A una semana del debate y votación de su investidura, Sánchez explotó contra el líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, al que acusó de haber planteado una "consulta truncada" a las bases de su partido para justificar el "no" a su investidura. "Estoy sorprendido y frustrado por la consulta. Supone la ruptura unilateral de las negociaciones", dijo.