Alrededor de 200 ataúdes fueron arrastrados al mar o cayeron sobre las rocas luego que se produjera un deslizamiento de tierra en un cementerio ubicado en un acantilado en Camogli ( Italia), según informó la agencia ANSA.

El hundimiento de parte del cementerio, situado sobre la línea de costa de la ciudad, a unos 50 metros sobre el nivel del mar, destruyó y arrastró al agua también dos capillas con los cuerpos en su interior. El hecho fue grabado por los empleados que estaban trabajando en la restauración de parte de la necrópolis. 

El deslizamiento de tierra habría sido causado por la erosión del acantilado, agravada por las tormentas que han azotado en los últimos años la región noroccidental de Liguria, donde se ubica Camogli.

Varios equipos de buzos y bomberos, así como botes de la Guardia Costera y un helicóptero, acudieron al lugar de los hechos. Se están llevando a cabo las labores para recuperar los ataúdes, una tarea que se ve dificultada debido a que varios de ellos quedaron entre las rocas.