El déficit presupuestario de Francia creció a 124.900 millones de euros (147.340 millones de dólares) a fines de junio, frente a los 77.300 millones de euros en el mismo mes de hace un año, según indican cifras oficiales.

En su informe mensual, el Ministerio de la Acción y de las Cuentas Públicas atribuye el incremento en el déficit "a los efectos de la crisis (de salud)".

En el periodo, el gasto público fue de 198.500 millones de euros en total, 24.300 millones de euros más con respecto a junio de 2019, pues el gobierno inyectó más efectivo para amortiguar las repercusiones económicas de la epidemia del coronavirus. Eso incluyó 13.500 millones de euros para financiar un esquema de desempleo parcial y 4.900 millones de euros adicionales se dedicaron al fondo de solidaridad de empresas, reportó la agencia oficial china Xinhua.

A fines de junio, los ingresos de la segunda mayor economía de Europa fueron de 125.800 millones de euros, menos que los 142.700 millones de euros recabados en el mismo mes del año pasado, debido principalmente a la caída de 10,6 por ciento en el ingreso fiscal neto.

Para el año completo, el Gobierno francés espera que el déficit presupuestario llegue a 220.000 millones de euros, o 11,4% del producto interno bruto ( PIB), el peor déficit de posguerra del país debido a las costosas medidas para ayudar a la economía a recuperarse y salvar empleos.