Las compañías que trasladaron su sede social de Cataluña a otras regiones de España desde el referéndum del pasado 1 de octubre alcanzan ya las 2.819, según datos del Colegio de Registradores Mercantiles de España. La ola de traslados comenzó el 9 de octubre, jornada en la que se registraron 212 salidas, la segunda cifra más elevada después del 19 de octubre (268). A partir de ese momento, la salida de empresas de Cataluña rondó las cien diarias durante el mes de octubre, pero ha ido descendiendo en noviembre hasta situarse en las últimas dos semanas por debajo de las cincuenta al día. Y aunque el cambio de sede no tiene porqué ir acompañado del de domicilio fiscal, hasta los primeros días de noviembre, cerca de 1.000 empresas cambiaron su domicilio fiscal de Cataluña a otras regiones, según la Agencia Tributaria (AEAT).

El traslado social no implica ningún cambio operativo para la empresa, pero el fiscal sí exige que se trasladen las juntas y parte de la gestión operativa a la nueva sede. Las salidas se frenaron después que el Senado autorizara la aplicación del artículo 155 de la Constitución para restablecer la legalidad en Cataluña.