Una encuesta del instituto YouGov para el periódico The Times mostró que la ventaja de los conservadores sobre el laborismo se redujo en nueve puntos en una semana, luego de la cerrada defensa del primer ministro Boris Johnson de su principal asesor, Dominic Cummings, quien violó las medidas de cuarentena cuando él y su esposa tenían síntomas de coronavirus.

El sondeo da al partido de Johnson un 44% de aceptación, cuatro puntos menos en los últimos siete días, y al Partido Laborista un 38%, cinco puntos más que en la medición anterior.

El último líder conservador que vio desplomarse así su ventaja fue David Cameron durante la campaña para las legislativas de 2010.

A esto se suma una sensación creciente de rebelión interna por la gestión del escándalo Cummings: casi 40 diputados conservadores exigieron que deje el cargo de "asesor especial" y un secretario de Estado dimitió el martes en señal de protesta.

Cummings realizó un viaje de 425 kilómetros en coche, desde Londres a Durham, en el noreste de Inglaterra, en el momento álgido de la crisis del coronavirus, con su esposa y su hijo de cuatro años. Bajo fuerte presión durante el fin de semana, explicó que, temiendo estar infectado del coronavirus, se instalaron los tres en la casa de sus padres en Durham porque buscaba a alguien para cuidar del pequeño. Los desplazamientos estaban prohibidos y los británicos siguen sin estar autorizados a visitar a la familia.