La semana pasada otro millón y medio de personas solicitaron el subsidio por desempleo en Estados Unidos, de manera tal que suman 46 millones las solicitudes de ese beneficio desde el inicio de la pandemia.

Las peticiones semanales de subsidio por desempleo en Estados Unidos registraron la semana finalizada el 13 de junio un leve descenso con respecto a los datos registrados durante el periodo anterior, hasta alcanzar los 1.508 millones de nuevos demandantes de ayuda, según los datos publicados por el Departamento de Trabajo de ese país.

De esta forma, sumando los datos de las últimas catorce semanas, desde que el Departamento comenzó a informar de que las peticiones estaban siendo afectadas por la pandemia del Covid-19, fueron presentadas un total de 46 millones peticiones de la prestación.

El organismo ha revisado al alza las cifras de la semana finalizada el 6 de junio en 24.000 demandantes de ayuda, por lo que las peticiones de subsidios de la semana pasada fueron de 1.566 millones.

Por estados, el que más peticiones registró durante la pasada semana fue California, con 243.344 solicitudes, por delante de Georgia (130.766) y Nueva York (96.229).

"El virus Covid-19 sigue impactando en el número de peticiones de subsidio de desempleo", ha explicado de nuevo el Departamento de Trabajo.

El número de desocupados receptores del subsidio de desempleo en la semana que finalizó el pasado 6 de junio experimentó un ligero descenso, hasta situarse en los 20,5 millones de beneficiarios. Se trata del segundo descenso consecutivo registrado por el Departamento de Trabajo, tras casi tres meses de alzas continuadas y representa una caída semanal de 62.000 personas.

El índice general de desempleo, que hasta enero estuvo alrededor del 3,5% y era el más bajo en medio siglo, fue en mayo del 13,3%, según el Departamento de Trabajo que luego aclaró que estaría más cerca del 16,3% sino hubiese sido por un error en la recolección de datos.

Las cifras siguen alejándose del máximo histórico alcanzado en la semana terminada el 28 de marzo, en las que los pedidos llegaron a 6.867.000, en medio del cierre masivo de industrias, comercio y servicios producido por las cuarentenas.

Desde el ciclo que se inició la tercera semana de marzo, cuando los pedidos del beneficio superaron los 3,3 millones, se alcanzaron cifras inéditas hasta el momento.

A modo de referencia en marzo de 2009, durante la crisis de las hipotecas subprime, los pedidos se habían elevado a 665 mil, y hasta entonces el máximo, desde que se tienen registros, se había anotado en octubre de 1982 con 695 mil solicitudes.