Mientras el costo de vida y principalmente los alimentos aumentan día a día para todos los británicos, decenas de millones de libras en productos frescos se están pudriendo en los campos del Reino Unido porque los agricultores no logran atraer suficientes trabajadores para cosechar los cultivos.

Alrededor de 22 millones de libras (27 millones de dólares) de frutas y verduras se desperdiciaron en la primera mitad del año debido a la escasez de mano de obra, según una encuesta de la Unión Nacional de Agricultores (NFU, por sus siglas en inglés) realizada entre casi 200 productores. Dado que la encuesta representa un tercio del sector de la horticultura, la cifra general probablemente superó los 60 millones de libras, en un momento en que los precios de las tiendas de comestibles aumentan a un ritmo casi récord, informa la agencia Bloomberg.

“Es nada menos que una burla que se desperdicien alimentos nutritivos y de calidad en un momento en que las familias de todo el país tienen problemas para llegar a fin de mes debido al aumento del costo de vida”, dijo el vicepresidente de NFU, Tom Bradshaw, en un comunicado.

Pérdidas

Aunque muchos sectores de la economía británica carecen del personal suficiente, la industria agrícola a menudo encuentra difícil atraer trabajadores ya que se trata de labores estacionales y pueden significar largas horas de trabajo físico a un salario relativamente bajo. El brexit también complicó el reclutamiento de ciudadanos de la Unión Europea (UE). Desde el año pasado, miles de cerdos debieron ser sacrificados en granjas británicas debido a la escasez de personal en las plantas de carne.

El desperdicio de comida también se produce al tiempo que el Reino Unido registra su julio más seco desde 1935, afectando aún más la producción.

Alrededor del 40% de los encuestados por la NFU dijeron haber perdido cosechas debido a la falta de mano de obra, en tanto que los productores esperan que la producción caiga otro 4,4% el próximo año. La producción británica de frutas y hortalizas se valoró en unos 2.700 millones de libras en 2020.

La NFU instó al Gobierno a ampliar un programa de trabajadores temporales para evitar el desperdicio de cultivos y apoyar la inversión en el sector.