La primera ministra de la región autónoma Escocia, Nicola Sturgeon, prometió que si gana las elecciones de mayo para renovar el Parlamento local, impulsará un nuevo referendo consultivo para decidir si deben independizarse de Reino Unido, pese que legalmente el único que puede convocar a una consulta popular para abandonar el país es el premier británico, Boris Johnson.

"Quiero tener un referendo legal, esa es lo que voy a buscar en mayo, la autoridad del pueblo escocés y, si me la otorgan, entonces lo que pretendo hacer es tener un referendo legal para darle a las personas el derecho a elegir. Eso es la democracia. No se trata de lo que yo o Boris Johnson quieran", sentenció la actual líder del Gobierno escocés en una entrevista con la cadena BBC.

Sturgeon hizo esta promesa el mismo día que el diario británico Sunday Times publicó un sondeo que sostiene que el 52% de los escoceses apoyan la independencia, según reprodujo la agencia de noticias AFP.

En 2004, en medio de un clima de máxima expectativa y con un escenario muy polarizado, Escocia fue a las urnas para definir su independencia del Reino Unido.

Brexit y Unión Europea
 

El argumento central de los que apoyaban quedarse bajo la corona británica era que una ruptura significaría salir de la Unión Europea, una advertencia que las autoridades del bloque profundizaron aún más al asegurar que una Escocia independiente tardaría en convertirse en miembro.

El 'No' ganó en las urnas, pero solo dos años después, el país en su conjunto votó a favor del Brexit -en Escocia el resultado fue el contrario- y hoy Reino Unido ya está completamente afuera de la UE.

Por eso, Sturgeon hace tiempo que reclama un nuevo referendo independentista para decidir sobre el futuro de la región, ahora fuera de la UE.

Pero legalmente el que debe convocar a un nuevo referendo independentista es el primer ministro del reino, Boris Johnson, un ferviente defensor del Brexit que se ha negado una y otra vez a esta posibilidad.