Seúl calificó de "lamentable" la decisión de Corea del Norte de cancelar las conversaciones a alto nivel entre los dos países debido a los ejercicios militares conjuntos entre Estados Unidos y Corea del Sur.

El Ministerio de Unificación añadió en su declaración que la decisión no es "conforme al espíritu y propósito de los acuerdos alcanzados entre los líderes de los dos países", según recogió la agencia de noticias Yonhap.

El comunicado del ministerio agregó que el Gobierno sigue comprometido con la declaración de Panmunjon a la que se llegó el mes pasado en la cumbre intercoreana y urgió a Pyongyang a regresar a la mesa de conversaciones "lo antes posible". La reunión fue cancelada en protesta por las maniobras aéreas que están llevando a cabo Corea del Sur y Estados Unidos.

Los ejercicios militares, conocidos bajo el nombre de "Maximum Thunder", consistieron en maniobras conjuntas de la fuerza áerea de ambos países y no

fueron suspendidos, indicó la agencia de noticias estatal norcoreana, que calificó el ejercicio como una provocación.

Pyongyang describió las maniobras como una "provocación militar que va en contra del desarrrollo político positivo en la península de Corea", según indicó Yonhap.

"Estados Unidos también tendrá que abordar deliberaciones cuidadosas sobre el futuro de la planeada cumbre Corea del Norte-Estados Unidos a la luz de este provocador incidente militar ejecutado junto a las autoridades surcoreanas", agregó el régimen norcoreano.

Corea del Sur y Estados Unidos habían anunciado la semana pasada el comienzo de las maniobras de defensa antiaérea con una duración de dos semanas. Unos 100 aviones de guerra participan en los ejercicios, informaron medios surcoreanos.