Si las elecciones presidenciales se celebrasen ahora en Brasil, el presidente Jair Bolsonaro sería reelegido en segunda vuelta, por 42% de los votos contra 31% de Lula da Silva, según indica una encuesta reciente.

En primera vuelta, el actual mandatario brasileño se alzaría con el 31% de los votos, seguido con un 17% por el líder del Partido de los Trabajadores, indica el sondeo, realizado por el Instituto de Investigación Especializado en Opinión Pública (IDEIA) y el centro de análisis de inversiones Exame Research, que es reseñado por el sitio web RTenespañol.

La encuesta, realizada a finales de agosto por teléfono a 1.235 personas en todas las regiones del país, señala que las familias con una renta superior a cinco salarios mínimos serían las más inclinadas a votar a Bolsonaro (35%), mientras que los votantes de Lula se concentrarían, como de costumbre, en el nordeste (24%). 

Además, en una hipotética segunda vuelta electoral frente al extitular de Justicia Sergio Moro, Bolsonaro lograría un 38% de los votos, frente a un 31% del exministro. 

Pese al elevado número de contagios y muertos en Brasil por la pandemia —4.147.794 infectados y 126.960 fallecidos—, Bolsonaro consiguió los mejores índices de popularidad desde que asumió su mandato. Un 38% de los brasileños considera 'buena' su gestión.

Este aumento se debe principalmente al programa de ayuda de emergencia —una idea impulsada por la oposición y aprobada por el Congreso—, con el que el Gobierno ha dado un giro de 180º a una narrativa que en sus inicios era contraria a los planes sociales.

El programa, que comenzó con una ayuda de 600 reales (unos USD111), se ha prorrogado hasta diciembre, pero con un subsidio de 300 reales (unos USD55).

Así, gracias a esta ayuda dirigida a los más pobres, en lugares como el empobrecido nordeste, tradicional bastión del Partido de los Trabajadores ( PT), el rechazo a Bolsonaro ha descendido de manera considerable. 

Por otro lado, Exame/IDEIA muestra que el 65% de los brasileños opinan que Bolsonaro es el principal responsable de esta ayuda de emergencia. 

A pesar de este aumento de popularidad, Mauricio Moura, fundador de IDEIA, advierte de que existe un "profundo sentimiento" de polarización. Según sus cálculos un 38% de los brasileños consideran la gestión de Bolsonaro como "pésima", mismo porcentaje de aquellos que la aprueban.