La autoridad de aviación civil de Brasil, Anac, autorizó la concesión de 22 aeropuertos, luego de varios  cambios en las condiciones de las próximas licitaciones.

"Ante la nueva situación económica y el escenario de la aviación civil tras la pandemia de covid-19, fue necesario revisar las previsiones de demanda de pasajeros, aeronaves y carga, así como el reajuste de los modelos económicos y financieros adoptados previamente en esta ronda de concesiones", dijo la Anac en un comunicado, replicado por el sitio bnamericas.

La luz verde del Tribunal de Cuentas de la Unión es ahora la única autorización que falta para que se lleven a cabo las concesiones que el gobierno planea ofrecer a través de tres bloques, que combinarán aeropuertos más rentables con otros que no lo son tanto.

Como parte de las nuevas condiciones aprobadas por la autoridad, la tarifa mínima se redujo de 408 millones a 133 millones de reales para el bloque sur y de 22,5 millones a 8,2 millones en el caso del bloque centro. Para el bloque norte, la tarifa mínima se incrementó de 38,7 millones a 48,2 millones.

Las concesiones requerirán una inversión combinada de 14.500 millones de reales durante sus períodos de 30 años, por debajo de los 17.800 millones originalmente proyectados.

La administración del presidente Jair Bolsonaro prevé ofrecer un total de 43 concesiones aeroportuarias durante su mandato, que finaliza en 2022, como parte de un importante impulso para reducir el papel del Estado en la economía brasileña.

Los aeropuertos se han visto gravemente afectados por la pandemia debido a la brutal caída del número de pasajeros y los expertos no prevén ningún cambio a corto plazo.