El ministro brasileño de Salud, Ricardo Barros, anunció que renunciará al cargo en las próximas semanas para poder dedicarse a la campaña en la que intentará ser reelegido como diputado en las elecciones de octubre, así como lo hicieron otros dos miembros del Gabinete en la última semana.

Barros se abstuvo de anticipar cuándo pretende renunciar pero tendría que hacerlo antes de la primera semana de abril, ya que la legislación electoral establece que los ocupantes de cargos en el Ejecutivo tienen que dejar el Gobierno seis meses antes de las elecciones para no quedar inhabilitados.

"Saldré para disputar las elecciones. Seré candidato a la reelección como diputado federal. Me quedaré en el Ministerio hasta cuando el presidente me lo diga, desde que sea antes del 7 de abril, porque no quiero quedar inhabilitado", afirmó el ministro en una rueda de prensa en la que hizo un balance de las acciones de su cartera el año pasado.