Más de 2,4 millones de personas solicitaron el seguro por desempleo en Estados Unidos la pasada semana, en la más reciente ola de despidos causados por la pandemia de coronavirus, que hundió a la economía en una profunda recesión.

Aproximadamente 38,6 millones de personas pidieron el subsidio desde el inicio de la pandemia, dijo el Departamento de Trabajo.

Otros 2,2 millones solicitaron ayuda bajo un nuevo programa federal para autoempleados, contratistas y trabajadores temporales, que ahora por primera vez tienen derecho a ayuda por desempleo. 

El continuo flujo de despidos refleja una economía que se está hundiendo en la peor crisis desde la Gran Depresión de 1930. La Oficina de Presupuesto del Congreso estimó que la economía se contraerá a una tasa anual de 38% en el trimestre abril-junio.

Casi la mitad de los estadounidenses dicen que sus ingresos han disminuido o viven con un adulto que ha perdido paga por desempleo o reducción de horario, según datos que difundió el Buró del Censo. 

El director de le Reserva Federal, Jerome Powell, dijo en una entrevista que la tasa de desocupación podría llegar en mayo o junio a entre 20% y 25 por ciento.

Stephen Stanley, principal economista para Amherst Pierpont, dijo que los despidos más recientes son especialmente preocupantes porque están ocurriendo en momentos en que muchos estados comienzan a reabrir gradualmente sus economías. Eso podría estar indicando que las compañías prevén escasas probabilidades de una recuperación económica pronta y siguen sintiendo al necesidad de recortar empleos.