El presidente de Alemania, Frank Walter Steinmeier, se presentó formalmente como árbitro en las negociaciones para formar la cuarta coalición de gobierno de Angela Merkel y evitar así tener que llamar nuevamente a elecciones.

Luego que Merkel negociara por cinco semanas con el Partido Liberal (FDP) y con Los Verdes para formar gobierno y no lograra llegar a un acuerdo, el mandatario socialdemócrata, que ocupa un cargo principalmente protocolar, abrió sus propias consultas con los líderes de los Verdes, Cem ™zdemir y Simone Peter, y con el jefe de los liberales, Christian Lindner, informó la agencia de noticias EFE.

Merkel dijo que prefería consultar de nuevo a las urnas antes que optar por un gobierno en minoría sujeto a apoyos puntuales. Un sondeo del instituto demoscópico Forsa sostuvo ayer que el 45% del padrón electoral alemán está a favor de llamar de nuevo a elecciones, si se confirma que las negociaciones entre los conservadores de Merkel y los liberales y los verdes fracasaron.

El 27%, en cambio, prefiere reeditar la llamada gran coalición entre conservadores y socialdemócratas, la misma que gobernó en los últimos años. Otro 24% respondió que optaría por la formación de un gobierno de Merkel en minoría.