Los pedidos de subsidio por desempleo en los Estados Unidos continuaron su tendencia a la baja durante la semana pasada y cayeron hasta los 1,31 millones, informó el Gobierno.

La cifra, que abarca el período comprendido entre el domingo 28 de junio y el sábado 4 de julio, reflejó que 110.000 personas menos pidieron el beneficio, frente a los 1,42 millones de trámites iniciados la semana anterior.

La disminución se dio, según la Oficina de Estadísticas Laborales del Departamento de Trabajo, por una reactivación de la economía, afectada por la pandemia de coronavirus.

La estadística también indicó que en el promedio de cuatro semanas, una medida que compensa las variaciones semanales y señala mejor la tendencia, fue de 1,43 millones, comparado con la media de 1,5 millones una semana antes, reportó EFE.

En la semana que concluyó el sábado 27 de junio había 18,06 millones de personas que percibían esa prestación convencional por medio de los Estados, comparado con los 19,3 millones una semana antes.

Las solicitudes de subsidio por desempleo habían estado en alrededor de 212.000 por semana desde enero hasta que en marzo la pandemia de coronavirus contrajo sustancialmente la actividad económica, y llegaron a 6,8 millones de trámites en la última semana de marzo.

Por su parte, el índice de desempleo, que se ubicó en el 3,5% durante varios meses, subió a más de 14% en abril y, según el gobierno, fue de 11,1% en junio.

El informe mensual de desempleo, publicado la semana pasada, señaló que la economía añadió 7,5 millones de empleos en mayo y junio, después de la pérdida de más de 22 millones de puestos de trabajo en los primeros dos meses de la pandemia. 

De acuerdo con las previsiones de los analistas, en el período se esperaban 1,35 millones de solicitudes, debido que algunos estados del sur y el oeste de EE.UU. ordenaron el cierre de negocios, sobre todo bares y restaurantes, ante el aumento de casos de la Covid-19.

Aunque el ritmo del virus comenzó a descender en su primer epicentro, la costa este del país, ahora la nación sufre un amento de casos en el sur y el oeste. Las autoridades de seis estados han tenido que revertir su decisión de reabrir negocios: Arizona, California, Colorado, Florida, Michigan y Texas.

Esos estados representan cerca de un tercio de la economía de Estados Unidos. Mientras, otros 15 estados han suspendido su reactivación económica y el cambio de planes ha frenado una tentativa recuperación en el mercado laboral, por lo que es probable que haya más despidos.