La pandemia de coronavirus sigue haciendo estragos en materia económica en  Estados Unidos, donde se registraron 2,1 millones de pedidos de asistencia por desempleo la semana pasada, con lo que la cifra total de desocupados superó los 40 millones.

De acuerdo al informe del Departamento de Trabajo estadounidense, la actual es la séptima semana consecutiva que la cifra se mantiene muy por encima de los parámetros de la última década.

"Las nuevas solicitudes de beneficios estatales por desempleo totalizaron 2.123 millones ajustados en los períodos que comprnde los últimos siete días, y que se suman a los 2.446 millones revisados en la semana anterior", indicó la oficina estatal. 

A partir de estos resultados, los pronósticos sobre la salud de la economía estadounidense, país epicentro mundial de la pandemia de coronavirus, permite adelantar una lenta recuperación, a pesar de las habilitaciones que ya se dieron a mediados de mes. 

Desde el Departamento de Trabajo indicaron que el número de reclamos, se encuentra "atascado en un nivel asombrosamente alto", por lo que se sugiere que la economía "podría demorar un tiempo" en salir de la depresión inducida por el coronavirus a pesar de las señales del mercado inmobiliario y la industria, que apostaban por una "pronta salida" de la recesión.

Este nuevo diagnóstico se suma al dado a conocer por el informe del Departamento de Comercio, en donde se visualizó una caída del producto interno bruto a una tasa anualizada de 5% en el primer trimestre, la mayor caída en la producción desde la Gran Recesión 2007-09, en lugar del ritmo de 4.8% estimado el mes pasado.