El líder socialdemócrata alemán, Martin Schulz, recomendará al próximo congreso federal del partido la apertura de negociaciones con el bloque conservador de Angela Merkel para facilitar la formación de un gobierno, sin descartar una gran coalición.

Según explicó en rueda de prensa, la dirección del Partido Socialdemócrata (SPD) acordó ayer una propuesta para el congreso que comienza este jueves, en la que se precisa que se sentarán a la mesa sin anticipar resultados, dejando abierta la puerta a apoyar un gobierno en minoría o a reeditar su alianza con la canciller.

Cualquier acuerdo se sometería a una convención del partido -el máximo órgano entre congresos- y, en caso de que se concrete un pacto con Merkel lo deberán avalar en una votación los militantes del partido, recalcó Schulz.

El líder del SPD insistió en que su intención es acudir a las conversaciones "sin automatismos" y con los ejes del programa socialdemócrata, subrayando que actuará "con responsabilidad" hacia Europa y hacia Alemania.

El congreso federal, que se celebrará del jueves al sábado en Berlín, se augura turbulento, con diversas voces contrarias a barajar siquiera la posibilidad de una nueva gran coalición con Merkel. Schulz descartó esa opción en la misma noche electoral, en la que su partido obtuvo los peores resultados de su historia, y reiteró su rechazo a la gran coalición cuando Merkel fracasó en su intento de formar un gobierno con liberales y verdes.

Pero el llamamiento del presidente alemán, Frank-Walter Steinmeier, a reflexionar y dialogar para evitar nuevas elecciones lo hizo replantearse su negativa, lo que generó no pocas críticas en sus propias filas.

La dirección del partido avala su decisión, mientras que distintas corrientes, como las Juventudes Socialdemócratas, piden que se mantenga el "no" a una nueva gran coalición y se dialogue sólo sobre posibles apoyos externos a un gobierno del bloque conservador.