Martin Schulz fue reelegido como presidente del Partido Socialdemócrata de Alemania (SPD), en un congreso federal en el que las bases también dieron luz verde al inicio de contactos para alcanzar una eventual nueva coalición de gobierno con la canciller conservadora Angela Merkel.

El líder socialdemócrata, candidato a la presidencia en las elecciones del 24 de septiembre, recibió el 81,9% de los votos de los cerca de 600 delegados reunidos en Berlín, un resultado ligeramente inferior al cosechado el 19 de marzo, cuando por primera vez fue elegido como presidente del SPD con el 100% de los apoyos.

En este contexto, el SPD probó por una clara mayoría abrir un diálogo con el bloque conservador.

La decisión se tomó en el primer día del congreso federal del SPD, que se celebra en Berlín hasta mañana, tras un intenso debate entre quienes apoyaban las conversaciones y quienes las rechazaban por no querer reeditar la gran coalición de la pasada legislatura.

El congreso del SPD apoyó esta posición después de que las negociaciones entre conservadores, liberales y verdes fracasaran, cuando la colaboración de conservadores y socialdemócratas se convirtió en la última opción antes de la repetición de las elecciones.

Schulz aseguró que analizarán todas las opciones sobre la mesa y apuntó que podría encontrarse una nueva forma de sustentar al gobierno, dejando entrever que no necesariamente debe formarse una coalición formal, como es tradicional en Alemania.