Varios líderes, gobiernos y organizaciones mundiales expresaron hoy sus condolencias por la matanza ocurrida ayer en una iglesia bautista en proximidades de la ciudad estadounidense de San Antonio, Texas, donde un hombre asesinó a balazos a al menos 26 personas. El presidente ruso, Vladímir Putin, expresó a su homólogo estadounidense, Donald Trump, sus “más profundas condolencias” con motivo de la tragedia.

"Es difícil imaginar un crimen más cruel y cínico que el asesinato de personas durante un servicio religioso”, señaló el mandatario ruso en un mensaje publicado en la página web del Kremlin. También la Unión Europea (UE), a través del Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE) transmitió hoy al pueblo y autoridades estadounidenses sus “condolencias sinceras” por el tiroteo. ‘Nuestros pensamientos están con aquellos que han perdido seres queridos en el terrible acto de violencia en el templo First Baptist Church de Sutherland Springs, Texas”, dijo un portavoz del SEAE en un comunicado.

En la misma línea, el gobierno alemán expresó su consternación y máxima condena tras la “masacre”, y recordó que nuevamente “se ha producido en Estados Unidos un acto de violencia indescriptible, que supera todo lo imaginable y nos deja atónitos”, apuntó el portavoz del Ejecutivo de la canciller Angela Merkel. La fuente expresó sus condolencias a los familiares y allegados de las víctimas, así como el deseo, en nombre de la canciller Merkel y de todo el gobierno, de que puedan encontrar “la fuerza y el consuelo” que precisarán en estos duros momentos.

Este mensaje sigue otro anterior emitido por el ministerio de Relaciones Exteriores germano, cuyo titular, Sigmar Gabriel, condenó con la mayor severidad la violencia infligida contra los participantes al servicio religioso de esa iglesia. Desde la Argentina, un comunicado de la Cancillería señaló que “el gobierno y el pueblo argentino expresan sus condolencias al gobierno y el pueblo de los Estados Unidos por la matanza que ocasionó decenas de muertos y heridos”. ‘Nuestro país acompaña con gran respeto y cariño en este momento de profundo dolor a familiares y amigos de las víctimas y reitera la condena a la violencia en cualquiera de sus manifestaciones.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, se sumó a la ola de condolencias y dijo estar “horrorizado por la salvajada de Texas”, informó anoche un comunicado oficial. ‘Nuestros corazones están con las víctimas, con sus familias y con el pueblo (norte) americano”, agregó el mandatario israelí sobre el ataque contra una iglesia en la comunidad de Sutherland Springs. También los gobiernos de El Salvador y Costa Rica expresaron su solidaridad y enviaron condolencias al pueblo estadounidense tras la masacre.

"El Salvador se solidariza con el gobierno de los Estados Unidos, con las personas lesionadas y con las familias afectadas por este lamentable hecho, asimismo hace votos por la pronta recuperación de quienes fueron heridos en esta tragedia”, indicó el Gobierno a través de la Cancillería. Costa Rica condenó el “terrible ataque” y su gobierno rechazó “de manera absoluta” la matanza que tuvo lugar en el recinto religioso de esta pequeña localidad de apenas 500 habitantes en Texas, cuando un hombre, identificado por los medios de comunicación como Devin Kelley, disparó con un rifle de asalto semiautomático contra los feligreses que asistían a un servicio religioso. El atacante fue posteriormente abatido tras una breve persecución.