En Estados Unidos son cervezas, porros, dólares, boletos, becas y loterías. Al otro lado del mundo, Hong Kong, Tailandia e Indonesia ofrecen pollos, vacas, vacaciones y departamentos. El objetivo es el mismo: lograr que la población se inmunice contra el coronavirus (Covid-19), en un contexto donde todavía hay altos niveles de desconfianza contra las vacunas.

Las estrategias son cada vez más exóticas, pero eso no parece importarle a los gobernantes de distintas ciudades de Asia, que quieren que la población se vacune a toda costa. Es que en las últimas semanas el número de casos en el sudeste asiático aumentó y, además, se detectó una mayor circulación de nuevas cepas transmisibles del virus, por lo que las autoridades debieron apelar a estos métodos para lograr bajar los casos y contagios. 

Vacas jóvenes por ancianos sanos

"Nuestras cifras de registro de vacunas han pasado de cientos a miles en un par de días", dijo a Reuters Boonlue Thamtharanurak, jefe del distrito tailandés Mae Cham, en la ciudad de Chiang Mai. ¿Cómo lo lograron? Sorteando una vaca por semana. "A los aldeanos les encantan las vacas. Las vacas se pueden vender por dinero en efectivo", explicó el funcionario sobre los animales, cuyo valor se estima en unos 10.000 baht (318,78 dólares).

"Es el mejor regalo de todos los tiempos", declaró Inkham Thongkham, de 65 años, que fue uno de los primeros ganadores de una vaca de apenas un año de edad después de recibir su inyección. La idea es continuar los sorteos por 24 semanas. Las autoridades afirman que la campaña logró que más de la mitad de los 1.400 residentes del distrito, muchos ancianos y en grupos de alto riesgo, se registraran para vacunarse.

La exótica ciudad de Chiang Mai sortea vacas por vacunas

Según cifras oficiales, solo sólo 4,76 millones de personas recibieron al menos una dosis de la vacuna, en un país con 66 millones de habitantes donde las preocupaciones religiosas,  la desinformación y la incertidumbre generalizadas alimentan las dudas sobre la seguridad y la eficacia de las vacuanas.

Por eso, otras provincias de Tailandia también idearon incentivos creativos para impulsar el registro, como obsequios de collares de oro, cupones de descuento en tiendas o donaciones en efectivo. Hasta el momento, hay 7 millones de anotados para vacunarse. 

Indonesia prefirió sortear pollos

Indonesia es un país que sufre mucho la pandemia, ya que cuenta con más de 1.9 millones de positivos de coronavirus y 53.280 muertes. Sin embargo, esos números no estarían reflejando la realidad: estudios recientes de muestras de suero sanguíneo alertaron que la verdadera propagación del Covid-19 podría ser 30 veces mayor.

Los datos del Ministerio de Salud de Indonesia muestran que solo el 5%, o 8,8 millones de personas, fueron completamente vacunadas, mucho menos que el objetivo de 181,5 millones de personas para fin de año.

Un pollo vivo por una vacuna, la estrategia de Indonesia

Aún con todo esto en mente, muchas personas se negaban a vacunarse. "Tenía miedo de que si me vacunaban, moriría inmediatamente. Luego hubo noticias más preocupantes de que esta vacuna contenía carne de cerdo", dijo Asep Saepudin, un residente de 67 años de Cipanas, en la provincia de Java Occidental de Indonesia.

¿Por qué existen preocupaciones como esa? El país cuenta con un 85% de habitantes musulmanes, a quienes les preocupa si el Islam considera que las vacunas son halal o están permitidas. Y, aunque no sea así, las autoridades de Cipanas declararon que fue  especialmente difícil persuadir a los ancianos de que las vacunas son seguras y halal.

Y la persuasión no fue únicamente gracias a palabras correctas y buenos argumentos, sino que recurrieron a incentivos para la ganadería, ofreciendo pollos vivos por cada persona mayor que reciba una inyección.

“Las personas mayores no quieren vacunarse por varias razones, algunos dicen que quieren pero no vienen, algunos incluso tienen miedo”, dijo el jefe de policía del distrito local, Galih Aprian. "Así que premiamos (su participación) con pollos", explicó.

Hong Kong hace uso de sus capacidades económicas

Aunque el problema en este país es el mismo —miedo a las vacunas y bajas tazas de inmunización— la solución fue ligeramente distinta. Hong Kong también apeló a sorteos, pero no fue por vacas, ni pollos, ni cerdos. Las autoridades, preocupadas por  que las bajas tasas de vacunación aún puedan dejar al territorio chino susceptible a un brote virulento, ofrecen vales de compra, vuelos y un departamento nuevo por valor de 10,8 millones de dólares de Hong Kong (1,4 millones de dólares), entre otros incentivos.

Es que, a pesar del excedente de dosis de Pfizer con el que cuenta Hong Kong, solo alrededor del 13,4% de los residentes están completamente vacunados y el 18,1% recibió al menos una dosis, según el rastreador de vacunas de Bloomberg. De esta manera, si no se acelera la vacunación, habrá miles de dosis que vencerán.

El desarrollo Grand Central tendrá un departamento gratis para un vacunado

El sorteo del departamento se realizará el 1 de septiembre, y podrán participar todos los residentes de Hong Kong que tengan 18 años o más y hayan recibido ambas dosis de la vacuna. ¿De dónde sale el departamento? Lo dona la Fundación Benéfica Ng Teng Fong, el brazo filantrópico del promotor inmobiliario Sino Group.

Algunas empresas están tomando medidas adicionales, ofreciendo licencias pagadas para aquellos que han sido vacunados. Sin embargo, un club deportivo privado está usando castigos en lugar de recompensas, instruyendo a su personal a vacunarse a fines de junio o se le niegan futuras bonificaciones, promociones y aumentos salariales.