Venezuela entró en default parcial tras el impago de 200 millones de dólares en sus bonos globales, según la calificación de la agencia Standard & Poors, lo que analistas estiman podría desencadenar el incumplimiento de su abultada deuda externa.

La agencia S&P, que se convirtió en la primera en declarar el default parcial de Venezuela, indicó que actuó luego de que se cumplieran los 30 días de gracia otorgados para pagar el cupón de los bonos 2019 y 2024.

“Hemos bajado dos calificaciones a D (default) y bajamos la calificación de la deuda soberana en moneda extranjera a largo plazo a SD (default parcial)”, indicó S&P en un comunicado. S&P cree que hay un 50 por ciento de posibilidades de que Venezuela “pueda entrar en suspensión de pagos otra vez en los próximos tres meses”, según el comunicado difundido en Madrid y recogido por la agencia de noticias DPA.

La rebaja de la calificación ocurrió horas después de una reunión entre representantes del gobierno de Nicolás Maduro y acreedores, a quienes no ofreció, como se esperaba, un plan concreto para renegociar la deuda soberana y de la petrolera Pdvsa, de unos 150 mil millones de dólares en total.

Aunque los acreedores salieron decepcionados de la cita, que duró unos 25 minutos, el gobierno consideró que “inició con rotundo éxito el proceso de refinanciamiento de la deuda externa”.

El vicepresidente de la República Tareck El Aissami, principal negociador, prometió la creación de mesas técnicas para “evaluar propuestas” en próximas citas, sin precisar fechas, dijeron participantes del encuentro.

El Aissami declaró que Venezuela está blindada, pero acusó al gobierno de Donald Trump de “cerrar vías” al país con las sanciones financieras impuestas en agosto.

De acuerdo con el gobierno, acudieron a la cita inversionistas locales, de Estados Unidos, Panamá, Reino Unido, Chile, Portugal, Colombia, Argentina, Japón y Alemania; pero otras fuentes dijeron que varios extranjeros no asistieron pues Washington sancionó a El Aissami, prohibiendo a sus ciudadanos tratar con él.

“Las sanciones de Estados Unidos sobre Venezuela y funcionarios del gobierno probablemente resulten en una larga y difícil negociación con los tenedores de bonos”, opinó S&P.

Con reservas internacionales de solo 9.700 millones de dólares, Venezuela debe pagar en lo que resta del año al menos 1.470 millones de dólares y para 2018 tiene obligaciones por más de 8.000 millones.

  • Calificadora Fitch bajó la nota de los papeles de la petrolera estatal PDVSA

La calificadora financiera Fitch degradó a “default restrictivo” (RD) la nota de la petrolera estatal venezolana PDVSA por considerar que retrasó el pago de vencimientos de su deuda.

Esta calificación “refleja el incumplimiento en el pago de bonos al 2 de noviembre y 27 de octubre debido a demoras de procedimiento que hicieron que los tenedores recibieran los pagos del principal hasta una semana después de la fecha debida”, dijo Fitch en un comunicado.

Esas fechas corresponden a pagos de 1.169 millones por el bono PDVSA 2017 (2 de noviembre) y de 842 millones del PDVSA 2020 (27 de octubre). La decisión de Fitch sobre la deuda de la petrolera fue casi simultanea a la de la calificadora SP Global Ratings que declaró a Venezuela en default parcial.

Según SP, Caracas no pagó los 200 millones de dolares de dos vencimientos tras un período de gracia de 30 días.

Caracas procura renegociar su deuda externa estimada en 150.000 millones de dólares preservando a la petrolera PDVSA, que le proporciona el 96% de las divisas que entran al país.

En su comunicado, Fitch destaca que “el proceso de reestructuración de la deuda que la empresa intenta emprender probablemente será prolongado debido a las restrictivas sanciones impuestas por el gobierno de Estados Unidos”. Washington prohíbe a los estadounidenses y a sus bancos sentarse a negociar con Venezuela.

Según Caracas, el 70% de los tenedores de bonos son de Estados Unidos y Canadá.

Denuncia Brasileña
En tanto, a solo horas de haber caído en default, el Gobierno de Brasil informó que denunciará ante el Club de París al país gobernado por Nicolás Maduro debido a que no ha honrado pagos pendientes. El diario local O Globo informó que Brasil también declara a Venezuela en default, pues tiene dos meses de retraso en el pago de una deuda por u$s262,5 millones.

El comunicado al Club será presentado por el secretario de Asuntos Internacionales del Ministerio de Hacienda, que ya está en la capital francesa para efectuar la denuncia, pues es allí donde se reúnen países acreedores.

De acuerdo con O Globo, Venezuela viene haciendo un “default estratégico”. En abril, dejó de pagar a Rusia, luego en septiembre le pagó a ese país, pero no a Brasil, con quien tendría una deuda total de u$s5.000 millones.