La subasta de derechos de perforación en la costa de Brasil prevista para noviembre, atrajo el interés de algunos de los mayores productores del mundo, entre los que se cuentan Chevron Corp., Exxon Mobil Corp. y Royal Dutch Shell Plc.

Brasil espera captar hasta 106.000 millones de reales (US$25.000 millones) en tasas de licencias por la venta de los derechos.

Los bloques que salen a la venta el 6 de noviembre -Buzios, Atapu, Itapu y Sepia- se ubican en un área donde la estatal Petróleo Brasileiro SA obtuvo derechos para 5.000 millones de barriles de petróleo del Gobierno en 2010. Mientras Petrobras exploraba la región, encontró mucho más crudo de lo que tenía derecho en el acuerdo, dejando al Gobierno con un superávit.

Desde entonces, el sector petrolero ha esperado la denominada Transferencia de Derechos. En los últimos cinco años se han producido revisiones de contratos y cambios en la regulación. La semana pasada el Congreso eliminó un obstáculo legal para la oferta y despejó el camino para un pago de US$9.000 millones a Petrobras.