Al menos 15 muertos y 25 heridos causaron las avalanchas de tierra, correntadas e inundaciones provocadas por las fuertes lluvias caídas en una región del sudoeste de California, Estados Unidos, que quedó sin vegetación a causa de los incendios de diciembre.

La oficina del alguacil del condado de Santa Bárbara, al noroeste de Los Ángeles, indicó a través de Twitter que el número de víctimas se había incrementado en las últimas horas, tras el hallazgo de dos nuevos cuerpos.

Además de las víctimas mortales, 25 ciudadanos resultaron heridos en una zona donde fueron rescatadas decenas de personas en helicóptero y muchos más por tierra,

Las lluvias obligaron a cerrar varias rutas y autopistas, evacuar a miles de personas y a realizar numerosos rescates, como el de una niña de 14 años que quedó atrapada durante horas en su casa de Montecito, que fue destruida por las correntadas.

Los residentes de las zonas devastadas por los incendios de diciembre tuvieron que volver a abandonar sus viviendas.