El Ministerio paquistaní de Asuntos Exteriores convocó al encargado de negocios de La India, Gaurav Ahluwalia, para protestar contra lo que calificó como "constantes ataques de las fuerzas indias con fuego de artillería, morteros de gran calibre y otras armas" sobre áreas pobladas de civiles en la frontera común y con Cachemira (una región en disputa entre ambos países).

El Gobierno de Paquistán expresó a Ahluwalia que "los disparos indiscriminados y no provocados de las fuerzas indias" han ocasionado la muerte de un niño de dos años y han dejado heridos a otros cuatro civiles, entre ellos dos en estado crítico.

"La India ha cometido este año 749 violaciones del alto el fuego hasta la fecha", resaltaron para luego agregar que los "actos sin sentido" de Nueva Delhi son "una violación del entendimiento de alto el fuego de 2003".

La Cancillería ha reclamado a La India que "respete" este acuerdo y que "investigue estos y otros incidentes de violaciones deliberadas del alto el fuego" y mantenga "la paz" en la totalidad de la frontera común, no sólo en Cachemira.

Islamabad recalcó que al aumentar las tensiones a lo largo de la frontera común, La India no puede desviar la atención de Cachemira, donde es epicentro de la violencia contra los musulmanes que protestan desde agosto de 2019 contra la medida del Gobierno de Nueva Delhi de revocar el artículo 370 de la Constitución, que otorgaba a la región un estatus especial.

La India y Paquistán se disputan la región de Cachemira desde su independencia en 1947 -cuando tuvo lugar la partición del subcontinente indioù y se han enfrentado en dos guerras por ese territorio fronterizo. Desde 2003 se mantiene una frágil tregua.