La cifra de solicitudes de subsidio por desempleo en Estados Unidos subió la semana pasada a 745.000, comparada con las 736.000 peticiones de la semana anterior, en menor medida de lo esperado tras la devastadora tormenta invernal sufrida en Texas, informó la Oficina de Estadísticas Laborales.

El dato es levemente inferior al esperado por los analistas, que habían pronosticado 750.000 solicitudes.

Esta cifra, que tenía un promedio semanal de 205.000 hace un año, subió a 6,8 millones en la última semana de marzo, cuando la pandemia tuvo su mayor impacto en el mercado laboral, y aunque ha ido disminuyendo no ha bajado de los 700.000 trámites semanales.

La media de solicitudes en cuatro semanas, que da idea de la tendencia general, se redujo hasta los 790.500 trámites, 16.750 menos que en la media de la semana precedente.

En la semana que concluyó el 20 de febrero, según el informe del Gobierno, había 4,3 millones de personas que percibían el subsidio por desempleo, por debajo de los 4,4 millones de la semana anterior.

El índice general de desempleo bajó de un 6,7% en noviembre y diciembre a un 6,3% en enero, y sigue estando muy por encima del 3,5% registrado en los meses previos a la pandemia.

Aunque el índice de desempleo ha caído sustancialmente desde el 14,7% de abril, la cifra semanal de solicitudes del subsidio por desempleo, aún en los meses finales del año con su mayor actividad comercial por las fiestas tradicionales, se ha mantenido por encima de 700.000.